PsicoloGuía

12/05/2010

MEMORIA FOTOGRÁFICA EN CHIMPANCÉS

Filed under: Memoria — Claudio Castilla @ 9:17 pm
Tags: ,

El experto en inteligencia animal, TETSURO MATSUZAWA (…) enseñó con éxito a una chimpancé llamada Ai los números arábigos que comprenden del 1 al 9. En poco tiempo esta hembra era capaz de presionarlos en el orden correcto mediante una pantalla táctil que los mostraba en diferentes posiciones de manera aleatoria, para evitar así que aprendieran la secuencia correcta por repetición. (…) Años después, siguió con cinco jóvenes chimpancés el mismo aprendizaje. Al cabo de un tiempo introdujo una variante para comprobar la memoria fotográfica. En esta ocasión, una secuencia de nueve números aparecía en la pantalla. Después de presionar el primero de ellos, el resto desaparecía detrás de unas máscaras, lo que obligaba a recordar su posición exacta para completar con éxito la tarea. Además, si se cometía un solo error, el juego cesaba y era necesario empezar de nuevo. (…)

Los resultados mostraban una capacidad asombrosa para recordar las secuencias aún cuando estaban ocultas. La destreza que adquirieron era tal, que lo hacían cada vez más rápido y de manera más precisa. Posteriormente se hicieron estas pruebas siguiendo el mismo procedimiento con niños y adultos universitarios. Los humanos no éramos capaces de recordar el orden correcto en la mayoría de la ocasiones. Las respuestas eran lentas y torpes comparadas con las de los chimpancés. (…)

La memoria fotográfica es la capacidad de recordar imágenes con un nivel de detalle casi idéntico al original. (…) Estos estudios demuestran que este tipo de memoria es superior en chimpancés en determinadas circunstancias.

La hipótesis ofrecida para explicar este descubrimiento consiste en que para los chimpancés pudo haber sido de vital importancia recordar con exactitud la localización de los árboles donde crecen sus frutas preferidas, además de la necesidad de conocer la información relacionada con los tiempos de maduración y floración, lo que implica aprender una gran cantidad de datos asociados a imágenes. Esta capacidad pudo haber sido favorecida por selección natural en entornos de este tipo. Otra explicación complementaria es que en el curso de la evolución, los humanos tuvimos que abandonar antiguas capacidades y dejar espacio en el cerebro para otras nuevas de mayor utilidad en la sabana.

(…) La competición absurda por descubrir quién es más inteligente tal y como la conocíamos hasta ahora puede estar llegando a su fin. La búsqueda incesante, en ocasiones ridícula, de aquello que nos hace únicos ha dado con un obstáculo difícil de explicar.

SOMOS PRIMATES. Pablo Herreros. Ampliar esta información.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: