PsicoloGuía

27/04/2010

TEMPERAMENTO + CARÁCTER = PERSONALIDAD

Filed under: Personalidad — Claudio Castilla @ 4:39 pm
Tags:

La Psicología se podría definir como la ciencia que intenta entender el comportamiento del ser humano en el mundo.

La Psicología General y experimental estudia la conducta como procesos aislados, mientras que la Psicología de la Personalidad se interesa especialmente en la integración de esos procesos que forman una unidad diferenciada global. (…)

El surgimiento de la Psicología Experimental, que utiliza el método científico, determina que el objeto de conocimiento de la Psicología es la conducta, que es lo único verificable y medible en el hombre. Para los conductistas la personalidad es puro condicionamiento.

La Psicología Individual utiliza conceptos procedentes de la teoría de Darwin, sobre la evolución y la selección natural y en consecuencia sobre las diferencias individuales que caracterizan a los miembros de una misma especie, tomando al hombre concreto y global como primordial objeto de estudio. El interés de este enfoque está puesto en lo que el individuo hace, sus aptitudes, capacidades de realización y de adaptación comparándolo con los demás.

La Psicología de la Personalidad se interesa también en el estudio de las actitudes, las opiniones, y los rasgos de carácter. (…)

El Psicoanálisis trata de entender la personalidad a través de las distintas etapas del desarrollo, teniendo en cuenta la relación entre las experiencias de la primera infancia y los rasgos de carácter de la persona adulta.

La Antropología Cultural puso en evidencia la interacción entre la personalidad y la cultura y demuestra que los rasgos de personalidad de un pueblo determinan las particularidades de su cultura. (…)

Los psicólogos de orientación más biológica en cambio, consideran como “base de la personalidad” a las estructuras de la constitución y del temperamento que subyacen a los rasgos más formales del carácter, por ejemplo, la emotividad o la afectividad.

(…) Una personalidad es una idea de la manera de ser y de funcionar que caracteriza a una persona. (…)

El carácter es el conjunto de rasgos psíquicos individuales, una impronta individual o signo característico que distingue a una persona de otra, o sea su manera habitual y constante de reaccionar. (…)

El temperamento es el componente estable y hereditario de los rasgos, el armazón más o menos fijo. El carácter reúne esos rasgos, combinados con la acción de la experiencia personal y el medio.

La organización total más o menos estable y relativamente idéntica a si misma en el funcionamiento psíquico del individuo de todas las funciones psíquicas de una persona constituye su personalidad.

PSICOLOGÍA EN LA GUÍA 2000. Ampliar esta información.

30/03/2010

COMPETENCIAS EMOCIONALES

Filed under: Emociones,Inteligencia,Personalidad — Claudio Castilla @ 4:39 pm
Tags: , ,

Cada una de las cinco habilidades prácticas de la inteligencia emocional, fueron a su vez subdividas, por el Dr. DANIEL GOLEMAN, en diferentes competencias. Estas capacidades son:

AUTOCONCIENCIA: Implica reconocer los propios estados de ánimo, los recursos y las intuiciones. Las competencias emocionales que dependen de la autoconciencia son:

  • Conciencia emocional: identificar las propias emociones y los efectos que pueden tener.
  • Correcta autovaloración: conocer las propias fortalezas y sus limitaciones.
  • Autoconfianza: un fuerte sentido del propio valor y capacidad.

AUTORREGULACIÓN: Se refiere a manejar los propios estados de ánimo, impulsos y recursos. Las competencias emocionales que dependen de la autorregulación son:

  • Autocontrol: mantener vigiladas las emociones perturbadoras y los impulsos.
  • Confiabilidad: mantener estándares adecuados de honestidad e integridad.
  • Conciencia: asumir las responsabilidades del propio desempeño laboral.
  • Adaptabilidad: flexibilidad en el manejo de las situaciones de cambio.
  • Innovación: sentirse cómodo con la nueva información, las nuevas ideas y las nuevas situaciones.

MOTIVACIÓN: Se refiere a las tendencias emocionales que guían o facilitan el cumplimiento de las metas establecidas.

  • Impulso de logro: esfuerzo por mejorar o alcanzar un estándar de excelencia laboral.
  • Compromiso: matricularse con las metas del grupo u organización.
  • Iniciativa: disponibilidad para reaccionar ante las oportunidades.
  • Optimismo: persistencia en la persecución de los objetivos, a pesar de los obstáculos y retrocesos que puedan presentarse.

EMPATÍA: Implica tener conciencia de los sentimientos, necesidades y preocupaciones de los otros.

  • Comprensión de los otros: darse cuenta de los sentimientos y perspectivas de los compañeros de trabajo.
  • Desarrollar a los otros: estar al tanto de las necesidades de desarrollo del resto y reforzar sus habilidades.
  • Servicio de orientación: anticipar, reconocer y satisfacer las necesidades reales del cliente.
  • Potenciar la diversidad: cultivar las oportunidades laborales a través de distintos tipos de personas.
  • Conciencia política: ser capaz de leer las corrientes emocionales del grupo, así como el poder de las relaciones entre sus miembros.

DESTREZAS SOCIALES: Implica ser un experto para inducir respuestas deseadas en los otros. Este objetivo depende de las siguientes capacidades emocionales:

  • Influencia: idear efectivas tácticas de persuasión.
  • Comunicación: saber escuchar abiertamente al resto y elaborar mensajes convincentes.
  • Manejo de conflictos: saber negociar y resolver los desacuerdos que se presenten dentro del equipo de trabajo.
  • Liderazgo: capacidad de inspirar y guiar a los individuos y al grupo en su conjunto.
  • Catalizador del cambio: iniciador o administrador de las situaciones nuevas.
  • Constructor de lazos: alimentar y reforzar las relaciones interpersonales dentro del grupo.
  • Colaboración y cooperación: trabajar con otros para alcanzar metas compartidas.
  • Capacidades de equipo: ser capaz de crear sinergia para la persecución de metas colectivas

INTELIGENCIA EMOCIONAL.ORG. Ampliar esta información.

TAREA. Relaciona las habilidades que aparecen en los apuntes con cada una de los cinco competencias de Goleman.

05/03/2010

¿CUÁLES SON TUS NECESIDADES?

Filed under: La Ciencia,Personalidad — Claudio Castilla @ 4:27 pm
Tags: ,

La motivación es ese impulso interno que nos empuja a seguir adelante  y querer alcanzar los objetivos que nosotros mismos nos fijamos. Una de las obras clásicas sobre el tema de la motivación es “Una teoría sobre la motivación humana” de ABRAHAM MASLOW.

MASLOW formula en su teoría una jerarquía de las necesidades humanas y defiende que conforme se satisfacen las necesidades más básicas, los seres humanos desarrollan necesidades y deseos más elevados. Creo que lo más fácil es ver su famosa pirámide de las necesidades básicas.

Las necesidades de las que nos habla SEMPERE corresponderían a los dos primeros escalones en su forma  más básica. Y la pretensión con muchas formas de consumismo, es que además se cubran los dos siguientes escalones, es decir, afiliación y reconocimiento. Y aquí es donde las cosas empiezan a complicarse, ya que cubrir esas necesidades, de índole más relacional, con “objetos” es lo que lleva a la insatisfacción constante y la necesidad de seguir “consumiendo”.

Por eso, para cambiar la tendencia no basta decir que “no hay que consumir tanto”, hay que buscar la manera de que nuestra sociedad esté formada por individuos que puedan ver su necesidades de afiliación o pertenencia y de reconocimiento satisfechas a partir de otros parámetros distintos del consumo. Esto no se consigue de un día para otro; hay que trabajar en lo personal, en lo social y en lo educativo. Y sólo entonces podemos aspirar a llegar al último escalón de la pirámide: el ser autorrealizado.

Por tanto, hoy quiero invitaros a una reflexión: ¿qué necesidades de la pirámide tienes satisfechas? ¿cómo lo consigues?

PSICOLOGÍA Y COACHING. Mertxe Pasamontes (Entrevista a Joaquim Sempere). Ampliar esta información.

01/03/2010

EL EXPERIMENTO DE MILGRAM

Filed under: Grupos y Sociedad,Personalidad — Claudio Castilla @ 9:35 pm
Tags: , , ,

Extracto de la entrevista de EDUARD PUNSET a PHILIP ZIMBARDO (psicólogo de la Univ. de Stanford en EE.UU.) sobre el experimento de MILGRAM.

ZIMBARDO. En el experimento de MILGRAM participó una cifra muy importante de personas, unas 1000, en los Estados Unidos, con unas edades comprendidas entre los 20 y los 50 años. No eran estudiantes, sino ciudadanos corrientes. Mayoritariamente hombres. Para resumir, el experimentador les decía a los participantes: «queremos ayudar a mejorar la memoria de la gente. Lo haremos del siguiente modo: tú serás el profesor y él el aprendiz, y cuando haga algo bien, perfecto; pero, cuando se equivoque, le aplicarás descargas eléctricas, porque queremos ver si así mejora el aprendizaje». Todo arrancaba con una buena ideología: que la ciencia quería ayudar a mejorar la memoria, así que los participantes creían que hacían algo bueno. Había un aparato con interruptores para activar las descargas, y la primera que supuestamente se aplicaba (porque el aprendiz era un actor en realidad) era de 15 voltios. A partir de ahí cada incremento era de 15 voltios: 15, 30, 45… pero de repente, al llegar a 100, el actor empezaba a gritar desde la otra habitación: «lo dejo, no puedo más»… Si el participante era bueno, se giraba hacia el experimentador y le decía: «señor, ¿quién será responsable si le pasa algo?» La respuesta era: «Yo me responsabilizo, soy el experto, tú tienes que continuar». Y ahora eran 100, 200 voltios… El otro gritaba y gritaba… Y así hasta los 450 voltios, el máximo.

PUNSET. Suficiente para matar a alguien, casi.

ZIMBARDO. Bueno, por lo menos para dejarle inconsciente. Al llegar a 375, se oía un grito y luego silencio. Y el participante decía: «señor, algo va mal». Pero se le respondía: «tienes que continuar». Milgram preguntó a cuarenta psiquiatras qué porcentaje de ciudadanos estadounidenses creían que llegarían a aplicar 450 voltios. Su respuesta fue que el 1%, solamente los sádicos. Sin embargo, se equivocaron. ¡Dos de cada tres personas llegaron hasta el final! Incluso si el otro chillaba, incluso si decía: «¡quiero marcharme, ¡tengo problemas de corazón!». Esto se llama obediencia ciega a la autoridad. El experimento demostró que, desde pequeños, se nos enseña a obedecer a la autoridad. Y normalmente la autoridad es buena: los padres, el cura, el rabino… pero no sabemos qué hacer cuando alguien bueno se vuelve malo: cuando un profesor es cruel con los estudiantes, o un padre abusa de sus hijos… Y MILGRAM demostró que la mayoría de las personas podían cruzar fácilmente la línea que separa el bien del mal, con buenas intenciones, y decir: «estoy ayudando a esta persona», pero le ayudaban matándole.

REDES. Eduard Punset. Ver el vídeo.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.